Viajar y Turistear, las diferencias

En más de una ocasión he escuchado que todos tienen el sueño de viajar. Es como si la rutina diaria fuera tan sofocante que una mínima escapada da la fuerza necesaria para aguantar unos años más de lo mismo día tras día. Si me lo preguntan a mi, quiero ese estilo de vida muy alejado de mi.

En este pensamiento radica el deseo de mucha gente de poder vivir “viajando”, aunque para mi, el concepto de viajar no está completamente entendido por la gente.

Hay que saber la diferencia entre viajar y turistear.

Viajar se refiere a visitar un lugar y conocer su cultura, su gente, su comida y toda la atmósfera del sitio. Cuando uno viaja, no deja de lado su vida entera por un lugar, sino que se vuelve parte del lugar. Al viajar uno puede ser capaz de trabajar, estudiar, seguir ejercitándose como acostumbra y continuar con sus hábitos alimenticios normales.

Turistear, que es a lo que la mayoría llama viajar, es llegar a un lugar y ver solo la cara bonita de él, es apreciar solo el lado caro que la gente quiere vendernos: los hoteles lujosos, restaurantes caros, lugares preparados para que a tu llegada todo sea perfecto, y es así como nos van a cobrar. Es obvio que comparado con la vida normal, turistear es una alternativa más atractiva que puede hacernos odiar nuestra propia vida.

No diré que nunca he turisteado o que sea algo malo. Sin duda que lo he hecho y lo disfruto mucho, pero estoy consciente que la vida no puede ser solo que te sirvan la cena a tres tiempo, que te lleven con chofer de un lado a otro y que mágicamente tu cuarto esté limpio y ordenado mientras tu no estás.

Viajar nos brinda cosas que nada podrá hacer, nos da la enseñanza de conocer realmente otra pequeña parte  más del mundoy creo que nos acerca más los unos a los otros.

No hay que temer a nuevas experiencias, si no los has hecho te invito a viajar. Elige el lugar más recóndito del mundo y aprende de él mientras dejas que él aprenda de ti.

 

Notas relacionadas