Mariachis, Tenampa y Plaza Garibaldi

Si quieres conocer más la cultura mexicana, sin duda debes ir a escuchar mariachis cantando en estado puro, el lugar ideal es la Plaza Garibaldi ubicada en el centro de la ciudad de México, cerca del Zócalo. Todos los días hay mariachis, aunque cuando más ambiente se ve, sin duda, es durante el fin de semana. Es el lugar por excelencia donde los mariachis son contratados por restaurantes, eventos o fiestas privadas.


Puede ser un poco peligroso los alrededores de la plaza, por lo que se recomienda ir en taxi hasta allí, una vez dentro hay seguridad. Se recomienda ir en grupo y con ropa no muy llamativa.

La fiesta está asegurada,  podrás comprar canciones desde $100 para que te las canten los mariachis, grupos norteños, tríos románticos o grupos de música veracruzana que ahí se reúnen, les verás vestidos con su ropa típica y equipados con sus instrumentos musicales.

Es de los pocos lugares de México donde está permitido beber en la calle, así que tomate una chela!!!  como dice Ismael Serrano en un canción en honor a la Plaza Garibaldi (os dejo el vídeo, pues no tiene desperdicio). Cómprate un gorro típico y canta las canciones ;). Y si alguien cumple años, regálale las mañanitas.


Después es obligatorio ir al Tenampa(es una cantina que está en la plaza) y tomar tequila “con moderación” que ahí, como ellos dicen no sirven refrescos. El lugar tiene cuadros en homenaje a Chavela Vargas. Hay un lugar reservado con las personalidades que han visitado la cantina, desde artistas a políticos. También podrás contratar canciones, aunque son más caras que si las contratarás fuera.

 
¡Nos vemos en el siguiente post!
Notas relacionadas

3 comentarios en “Mariachis, Tenampa y Plaza Garibaldi”

  1. Es uno de mis deberes pendientes ir a Garibaldi y al Tenampa. Cuando fui de vacaciones solo pasamos por la calle y es muy gracioso porque todos los mariachis que hay te salen al encuentro y se ponen delante del carro, si no tienes cuidado puedes llevarte a uno :s

    Pero sí he tenido la maravillosa experiencia de que mi novio me trajera serenata y hasta vestiditomde charro iba. Cada vez que lo recuerdo hasta la piel se me pone chinita.

    Saludos.

Deja un comentario